29 enero, 2016

Naming, el origen de una gran imagen

Naming

La importancia de un buen Naming.

“Son las palabras las que existen, lo que no tiene nombre, no existe”, decía Francis Picabia refiriéndose a este bonito mundo del Naming. Reciéntemente también Joan Costa en su libro La Imagen de la Marca hablaba de ello. Y tienen razón. Si lees “María Olvido Gara Jova”, seguramente no te venga a la mente nadie en particular. Pero si lees “Alaska”, sin duda te viene a la cabeza la singular cantante mexicana que formó parte de la movida madrileña de los años 80. Y con ella todo un número de particularidades de una identidad entorno a su figura y lo que simboliza.

Por este motivo debes tener muy en cuenta que el nombre, es el primer contacto de una marca con su entorno. Relación naming-cliente. Y por tanto desarrollar un profundo estudio y un buen diseño de naming te ayudará a empezar a crear una potente marca. La cuál, puede perdurar más allá incluso de la propia existencia de la empresa.

El Diseño no es arte, tal y como entendemos el arte, sino que se trabaja con objetivos y fines concretos. Y sean los que sean, podemos resumirlos en comunicar unos determinados valores para un publico especifico.

Construir un buen nombre implica poner en marcha un proceso largo y complejo donde la creatividad, la metodología y el diseño se funden para lograr un resultado notable. Existen muchas consideraciones para crear un buen nombre, pero hay algunas fundamentales que te dejo a continuación:

  • Original y Notorio

    Que rompa los códigos existentes, que sea creativo, exclusivo. Un naming potente permite crear una identidad más arriesgada dentro de la cota de éxito.

  • Breve

    Cuanto más corto sea, más fácil lo tendrá el cliente para entenderlo y pronunciarlo.

  • Pronunciable

    Que sea de fácil pronunciación ayuda a su legibilidad y al recuerdo.

  • Eufónico

    Otra característica importante es que suene amable, agradable. Ya que esto facilita su pronunciación e invita a recordarlo.

  • Memorizable

    Cuanto más breve, más fácil de pronunciar y mejor suene, mucho más memorizable. Debe tener la suficiente pregnancia para captar la atención del observador.

  • Evocador

    Deberá sugerir y evocar determinados aspectos psicológicos y emocionales al tarjet objetivo.

  • A-asociativo

    Que no tenga connotaciones ni asociaciones negativas es bastante importante.

  • Multilenguaje

    Algo bastante importante si la expansión internacional es una parte del Briefing de la empresa , ya que cuanto mejor se pueda leer en más idiomas, más internacional.

  • Registrable

    Indisplensable, si no es registrable, todas las anteriores características no servirían para nada.

Con toda seguridad, invertir en Naming es invertir en crear valor de marca. Históricamente la necesidad ha residido en la existencia de una gran competencia. Esto quiere decir que si sólo fueses tú el que ofreciera un determinado producto, probablemente no necesitaras utilizar una marca. Quizás ni tan siquiera publicidad. Pero en el momento que naciera otra empresa con tus mismos productos, tendrías que ponerte manos a la obra para conseguir diferenciarte.

Es importante posicionarte en el mercado transmitiendo unos valores y una filosofía concretos. Empiezas por crear una estrategia fijando unos objetivos y a currar, que el esfuerzo siempre recompensa. Idear el naming, crear la marca y dar una Identidad a tu imagen.
Para ir concluyendo y resumiendo el contenido de este post nos despedimos con una anécdota que resume bastante bien todo esto de lo que estamos hablando sobre naming y marca.
Hace tiempo un periodista le preguntó a un empresario inglés que si todas las fábricas de su empresa se incendiasen, qué sería lo que decidiría salvar. Sin pensarlo un sólo segundo, el empresario dijo: “¡La marca!, las fábricas las podría reconstruir obteniendo crédito con la garantía de la marca. Pero construir una marca cuesta años de esfuerzo y eso no se logra con crédito bancario”.